Inicio Editoriales Yasuní Hoy

pei1

cvp

vdm2tangaaguita

Nuestra sugerencia

ultimos tweets

Mail22RSS22

Yasuní Hoy PDF Imprimir
Editoriales - Editoriales
Escrito por Administrator   
Jueves 15 de Agosto de 2013 14:23

La propuesta de dejar el petróleo del Bloque ITT en el Parque Nacional Yasuní parece haber llegado a su punto de quiebre definitivo.

El gobierno nacional ha evaluado la propuesta esta semana y hoy, jueves 15 de agosto, en cadena nacional hará el anuncia de su decisión. Luego de más seis años de vigencia de esta propuesta y política de estado, cabe la pregunta: ¿Es realmente el fin de la iniciativa?

La explotación del Yasuní-ITT no es una ambición reciente, al contrario, Lucio Gutiérrez y Alfredo Palacio ya tuvieron intenciones de explotarlo, aunque sin éxito. Por el contrario, poblaciones locales, movimientos indígenas, organizaciones ecologistas, han logrado mantener el petróleo en el subsuelo y visibilizar con el paso de los años la trascendencia de proteger al Yasuní-ITT

 

Yasuni 2Es tiempo de volver a reflexionar sobre lo que encierra el tema Yasuní. En el Parque, los conflictos ambientales se vuelven cada vez más evidentes, el madereo ilegal, la entrada de empresas petroleras y de servicios, la venta de armas sin ningún tipo de control, el ingreso de colonos, las matanzas ocurridas entre huaoranis y pueblos en aislamiento voluntario, son hechos que ocurren y deben llamar la atención de la sociedad. La explotación del ITT acrecentaría todos estos problemas.

Se da por sentado que se buscará responsables del supuesto fracaso de la iniciativa oficial. Se llamará la atención a la comunidad internacional por no haber colaborado con efectividad y dinero, se echará la culpa a los gobiernos por no haber contribuido.

Ecuador será la pobre víctima de una inevitable política que busca el crecimiento económico para lo cual tenemos que extraer más crudo a costa de sacrificar al Yasuní y a los pueblos que viven en él. Quienes nos opongamos a la explotación del bloque ITT nos estigmarían por estar impidiendo el desarrollo y seremos antipatrias.

Hay que dejar claro que el único responsable de este supuesto fracaso es el gobierno nacional. No se puede negociar una idea revolucionara, ni convencer a nadie, si detrás de ese equipo se encuentra una espada de Damocles tras de ellos. Que el gobierno no haya mostrado eficiencia para recaudar fondos es un asunto que concierne únicamente a su forma de negociación.

Mientras el gobierno fracasaba, al otro lado está la ciudadanía que abrazó esta iniciativa con fervor, cariño. Más del 80% de ecuatorianos y ecuatorianas están a favor de mantener el petróleo del ITT bajo tierra sin compensación alguna. La ainicitiava en este sentido no es un fracaso, es un éxito rotundo.

Falta pues ver la opinión de la Asamblea Nacional, que en el pasado ya respaldó en dos ocasiones la iniciativa. Desde este espacio nos sumamos a las voces de la sensatez y la cordura. Pedimos que se cumpla con la Constitución de Montecristi, ese “canto a la vida” como Rafael Correo alguna vez la llamó.