Inicio Editoriales Irónica premiación a publicidad oficial sobre el Yasuní

pei1

cvp

vdm2tangaaguita

Nuestra sugerencia

ultimos tweets

Mail22RSS22

Irónica premiación a publicidad oficial sobre el Yasuní PDF Imprimir
Editoriales - Editoriales
Escrito por Ricardo Luna   
Viernes 14 de Septiembre de 2012 16:55

 
En junio la agencia de publicidad Maruri obtuvo dos galardones en el Festival Internacional de Creatividad de Cannes en la categoría de relaciones públicas por la campaña “CIMA-Yasuní ITT”. A fines de agosto, en el salón amarillo de Carondelet el gobierno del Ecuador mostró a la prensa los leones de oro y de bronce obtenidos, en medio de muchas sillas vacías  (tal parece que le fallaron las relaciones públicas).


En evidente contraste numérico, unos días antes se realizó en Puerto Nuevo Rocafuerte, dentro del bloque ITT, un encuentro de colectivos urbanos de Quito, Cuenca, Chone y Portoviejo; dirigentes de la CONFENIAE, CONAIE, Frente de Defensa de la Amazonía, Sarayaku, comuneros de Victoria del Portete y Tarqui, y pobladores locales.tuberia_terere_ag_2012

El objetivo del encuentro fue llevar a cabo una consulta popular simbólica entre los pobladores de Nuevo Rocafuerte sobre la aceptación o rechazo a la actividad petrolera en el Yasuní y a la explotación minera en el Ecuador -como una señal de solidaridad con los pueblos que plantean que los minerales se dejen en el subsuelo-. La respuesta de quienes votaron fue un avasallante rechazo a las actividades extractivas, con un 99.9%  por el NO.

De espaldas a estas aspiraciones, durante el viaje por el río Napo es fácil constatar y documentar cómo a lo largo de la ribera del río la infraestructura petrolera avanza en las puertas del Parque Nacional Yasuní.  Al pasar por la zona donde está el bloque 12 se ven pozos petroleros operando y grandes mecheros de gas encendidos, varias gabarras con bandera ecuatoriana y de Petroamazonas llevando tubería de oleoducto y maquinaria pesada. Una de las gabarras curiosamente tiene un cartel que indica: ITT. Al pasar por el bloque 31 se constata un enorme centro de acopio de tubería en la zona de Tereré,  además de varias heridas en el paisaje producidas por maquinaria que construía carreteras.

Todo esto enciende el sospechómetro de cualquiera.

El día que ingresamos al Yasuní, el guardabosques nos advierte que dentro del bloque ITT están construidos 3 pozos pero que han sido sellados y están sin operar, lo que confirmo en mapas petroleros al volver a Quito. Además se está construyendo una carretera que atraviesa el Parque en el bloque 31. Descubro también que el denominado por el Gobierno: “Plan B” de la Iniciativa Yasuní, consiste en poner a funcionar toda esta infraestructura para explotar el crudo.

El gobierno exhibe el premio a su campaña publicitaria, sin embargo detrás está su modelo petrolero. La política de explotación de petróleo planea desde el 2011 ampliar la frontera petrolera a través de la décimo-primera ronda de licitaciones concesionando al menos 18 bloques nuevos bloques en el centro sur de la región amazónica afectando cerca de 3 millones de hectáreas. Además se firmó en el 2011 un contrato con la empresa china SINOPEC International Petroleum Service Ecuador S.A. para realizar la exploración sísmica 2D en 12 bloques más en la Costa ecuatoriana para su futura licitación.mapa_petroleroec

Esto significa que el Estado ha logrado lo que ningún gobierno neoliberal pudo en el pasado: concesionar toda la amazonía y volcar sus pretensiones futuras también hacia el mar. Aquí esta la ironía del galardón. En realidad no se pretende dejar el petróleo bajo tierra, se pretende tener publicidad internacional y hacia adentro justificar un modelo de megaproyectos extractivos que afectan la naturaleza pintándole de verde.

¿Por qué es importante que se cumpla con la propuesta Yasuní ITT?.

Primero porque sería un logro de las organizaciones y pueblos defensores de la naturaleza tomando en cuenta que en ellos está el origen de la propuesta. Segundo porque podría repetirse y exigirse como política de Estado en otros sitios que luchan contra las operaciones extractivas. Tercero porque toda propuesta que promueve la protección de los bosques primarios es de vital importancia para los pueblos que viven en ellos, y para el planeta y la humanidad.

Concluyamos con que debemos exigir que la política no extractiva sea en verdad una política de Estado y no una pantalla de marketing interior y exterior que torne invisibles los verdaderos planes extractivistas de este o cualquier gobierno.