Inicio Ciudades sostenibles (Vídeo) La ONU no tiene el derecho de presentarse como la representante de la humanidad

pei1

cvp

vdm2tangaaguita

Nuestra sugerencia

ultimos tweets

Mail22RSS22

(Vídeo) La ONU no tiene el derecho de presentarse como la representante de la humanidad PDF Imprimir
Noticias - Ciudades sostenibles
Escrito por Administrator   
Jueves 07 de Julio de 2016 21:09

Silvia Federici en su visita en Ecuador tuvo tiempo para darnos su impresión algunas de las políticas internacionales que generalmente son aplaudidas por los gobiernos de todo el mundo, pero que tienen impactos en el corto y mediano plazo sobre las poblaciones locales. El caso de la Cumbre Mundia Hábitat III es un ejemplo de esto, un encuentro mundial para hablar sobre “ciudades sostenibles” mientras que en la práctica las políticas locales fortalecen los procesos gentrificadores y de despojo a poblaciones locales, como es el caso del Barrio Bolaños en Quito, que será desalojado para dar paso a la Solución Vial Guayasamín, un proyecto que favorecerá el uso del automóvil en detrimento de peatones, barrios y en general  la armonía en las ciudades.  “Tengo una mirada crítica de la Organización de Naciones Unidas, por sus prácticas. Se han proclamado como representantes de la humanidad y eso es inaceptable, representan a gobiernos que defienden el capitalismo, no a la humanidad.”

Para Silvia Federici es necesario poder mirar qué es lo que realmente la Organización de Naciones Unidas ha hecho por la humanidad y cuando eso ocurra se podrá desenmascarar a una institución que ha favorecido históricamente al capital, sin importar mucho quiénes sean los representantes de los gobiernos; en este esquema y bajo esta lógica es que se ha insertado el discurso sobre las reivindicaciones del feminismo y las mujeres, pero bajo un esquema delimitado que lo único que ha logrado es “un feminismo global, institucional, completamente domesticado”, quitándole de esta manera todo su potencial subversivo, emancipatorio y liberador; para favorecer y justificar la explotación a las mujeres.